3 jul. 2010

COVALLITA - BERET

En una de nuestras salidas a escalar, en concreto al Risco del Águila o Risco Gordo, nos topamos con este destrozo que supone la estación de esquí en la Sierra de Béjar.














No es sólo el impacto paisajístico, ya que detrás de cada estación de esquí­ hay un cúmulo de procesos y actividades humanas que provocan un fuerte impacto en la naturaleza, quizá uno de los más graves que un deporte puede ocasionar. Y con la apertura de nuevas estaciones o con la ampliación de las existentes el impacto se amplí­a, gana terreno, en detrimento de la montaña.

Hecha la ley, hecha la trampa. Ni respetan las leyes que ellos mismo crean.